¿Hija, has visto qué cama tan cómoda?

06:12 817 Lesbianas gratis

Descripción

Con esas precisas palabras consiguió esta madre embaucar a su propia hija para follársela en la nueva cama que había comprado. No tuvo piedad, le quitó el pijama y empezó a comerle el coño allí mismo. Ni que decir tiene que la chica disfrutó como una colegiala en sus tiempos mozos, se acordó de cuando se follaba a todo lo que se le ponía por delante, tanto mujeres como hombres. Ahora, en el incesto con su madre le vinieron esos recuerdos y sintió varios orgasmos entre sus recuerdos y los dedos de la golfa de su madre en el coño.